domingo, 29 de junio de 2014

Nosotros y nuestro yo

Una de las primeras cosas que te dicen cuando empiezas a estudiar Astrología es "todos somos todo". Entonces piensas "¿ya no soy Libra?" "¿qué ha querido decir???". Ay, esto se complica.

Y ahí es cuando te das cuenta de que igual no todo es tan sencillo. Pero en el fondo lo es. Voy a intentar explicarlo:

Nosotros nacemos con el Sol en un determinado signo del zodiaco y eso es lo que interiormente somos, porque es lo que define nuestro ego, nuestra esencia y es la explicación que damos cuando tratamos de definirnos. Soy Libra, soy Cáncer, soy ...

Y es cuando nos preguntan "y tu ascendente?". El ascendente es muy importante, porque es como nos ven los demás, ya sea por carácter o físicamente. Si eres ascendente Cáncer, sueles ser redonda, como una Luna Llena. Con un Escorpio, los ojos son lo más llamativo de tu físico, hipnotizan, ... y es como nos mostramos a los demás, además de tener características también de ese signo. Con un Escorpio vas a atraer y podrás ver más allá.

Hasta aquí controlamos más o menos. Pero nos olvidamos de dónde está nuestra Luna, que es donde nos implicamos, donde nos gustaría ser populares. Si tienes una Luna en casa IV, el hogar, la familia, las raíces son muy importantes. Si la tienes en la VII, la pareja.


La Luna es nuestra memoria, la nuestra y la de nuestras raíces, no olvidemos que es regente de Cáncer. Son nuestros sentimientos, nuestras reacciones más viscerales, aquellas que no controlamos. Y deberíamos aprender a controlarla, porque también es engañosa, la oscuridad que la rodea a veces nos engaña.

Sólo he hablado de 3 aspectos de la carta natal, pero recordemos que son 12 casas, y que cada una es una parte de nuestra vida, desde cómo somos hasta como nos gusta divertirnos o lo que nos gusta comer. Y cada casa está ubicada en un signo, que es el que determina el comportamiento. Y tiene planetas o no ...


Ay, esto se complica ...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada